Viajes y ciencia ficción

¿Pueden los robots reemplazar a las tripulaciones de cabina?

diario de viaje ola de mar

Por Sofia Scott

La inteligencia artificial está en todas partes. En los chats de atención al cliente de cualquier tienda online, en partidas de ajedrez, en Netflix o Spotify, e incluso en el diagnóstico médico de diversas patologías.

Pero, ¿pueden la inteligencia artificial y los robots reemplazar a las tripulaciones de vuelo? ¿Nuestros viajes serán asistidos al 100% por máquinas y no más por las amables azafatas que nos ayudan en el aire?

Es una pregunta complicada, pero primero ... 

Robot JET Japan Airlines
JET, el asistente de aeropuerto de Japan Airlines

¿Qué es la “inteligencia artificial”?

La inteligencia artificial es una rama de la informática centrada en crear máquinas lo suficientemente inteligentes como para realizar tareas al mismo nivel, o mejor, que los humanos. El marco inicial para este campo surgió en 1950, cuando el matemático Alan Turing preguntó: "¿Pueden pensar las máquinas?" en su artículo "Inteligencia y maquinaria informática

Aunque las películas y la cultura popular retratan la inteligencia artificial casi siempre superando a la inteligencia humana hasta el punto en que se convierte en una amenaza para nuestra existencia (La película de Stanley Kubrick "2001" es un ejemplo clásico), en la vida real la inteligencia artificial no supone ningún peligro (al menos, no hasta ahora).

El gran logro de la inteligencia artificial es poder hacer cálculos infinitamente más rápido que el cerebro humano (como una calculadora), pero para reconocer textos, imágenes y sonidos, y relacionarlos con la vida real, tiene que estar muy bien entrenado - por humanos, por supuesto.

La inteligencia artificial incluye dos "capas" de inteligencia: aprendizaje automático y aprendizaje profundo. El primero es el más superficial y es la base de la mayoría de las aplicaciones de IA. El aprendizaje profundo, por otro lado, significa que la IA es mucho más autónoma y capaz de aprender "por sí misma". Este es el tipo de inteligencia artificial que se utiliza en aplicaciones complejas, como los diagnósticos de salud, por ejemplo.

Pero nuestro tema aquí es viajar ...

¿Dónde se utiliza hoy la inteligencia artificial en la industria de viajes?

Primero, en el servicio al cliente en línea. Si hablas en Facebook Messenger con una aerolínea o mediante el chat de su sitio web, es muy probable que la primera línea del servicio la realice un “bot”, una aplicación para responder a un determinado repertorio de preguntas de los clientes. Si el bot es de calidad, el cliente puede incluso tener la sensación de que está hablando con un humano, pero la mayoría de las veces, ya notamos que es una máquina que responde preguntas de una lista preparada de antemano (a veces la programación del bot es bastante pobre…)

En el campo de la IA en la industria de viajes, no podemos olvidarnos de los robots, que suelen llamar mucho la atención.

Hace cinco años, los hoteles Hilton introdujeron Connie, un conserje-robot creado a partir de Watson, la inteligencia artificial desarrollada por IBM. Connie brindó información básica a los clientes, lo que significó un servicio de recepción más ágil y eficiente en el hotel.

Pero ningún país es más parecido a los robots que JapónY, por supuesto, no faltan ejemplos de robots que gestionan hoteles y determinadas tareas también en los aeropuertos, todo ello basado en la inteligencia artificial.

Desde el hotel con dinosaurios robot en el check-in para JET, el asistente de Japan Airlines para ayudar a los pasajeros de la pandemia en el aeropuerto de Haneda, en Japón hay de todo, incluso críticas por el uso excesivo de la IA.

¿Podría una tripulación de vuelo ser reemplazada por robots e inteligencia artificial?

Bueno, es precisamente de Japón de donde surge una palabra de moderación sobre esta abrumadora tecnología. Neurocientífico japonés Ken Mogi, quien además de escritor y celebridad en este campo, también es investigador en Sony Computer Science Laboratories y profesor en el Instituto de Tecnología de Tokio, apuesta por la moderación.

Sí, la inteligencia artificial puede encargarse perfectamente de tareas repetitivas y relacionadas con los datos en un vuelo, opina el científico en una entrevista reciente. Sin embargo, solo la tripulación humana puede interpretar las emociones de los pasajeros y sus consiguientes necesidades. Esto se debe a que los robots y las IA necesitan aprender de varias interacciones (entrenamiento), y no solo de una sola experiencia. Los seres humanos, sin embargo, son capaces de interactuar, comprender y aprender en un solo momento. Una experiencia es suficiente para sacar lecciones para toda la vida. Robots, no.

“Los humanos y los robots pueden trabajar juntos para satisfacer las demandas y necesidades de cada pasajero y así enriquecer la experiencia durante el vuelo”, explica. El objetivo, al final, es servir al pasajero con "omotenashi", la palabra japonesa para "cálida hospitalidad".

¿Y tú? ¿Crees que los robots reemplazarán a la tripulación humana en los vuelos? ¿O es demasiado ciencia ficción?

Nos vemos la semana que viene en un diario más a bordo. Si te gustó este diario, compártelo con tus amigos.

* The Onboard Journal tiene crónicas publicadas semanalmente.*

** Consulta nuestra crónica anterior aquí. **

*** Acerca del autor.: Sofía Scott es un experto en tecnología, negocios y viajes. ***